Argentina.

Cualquier extranjero que hoy llega a Buenos Aires se muestra extasiado ante la antidad de gente bien vestida, los restaurantes llenos y los negocios que exhiben una cantidad de bienes de consumo que son devorados en pocas horas por los contingenArgentinates de turistas que llenan la ciudad capital de Argentina, atraídos por los precios de liquidación que ni siquiera alcanzan a la mitad o a un tercio de los valores de esos productos en Europa.

Pero este panorama es solamente un antifaz de la cruda verdad. La economía argentina se está derrumbando día a día y es probable que otra gran crisis se desate en breve plazo en este encantador país. Los signos de la nueva crisis están en el ambiente y solo es necesario mirar con cuidado. En el interior del país el 20% de los habitantes vive en condiciones de pobreza deplorables y la falta de asistencia médica en los hospitales de algunas provincias alimenta los cementerios de enfermos curables y de niños anémicos. Lo curioso es que el presupuesto hospitalario está disponible, pero no llega a la gente.

Es así que las compañías europeas, canadienses y norteamericanas han comenzado a retirar sus ganancias y a vender sus activos para invertirlos en países más estables como Chile y Brasil. Las enseñanzas de la crisis del año 2001 han prendido muy fuerte en las corporaciones extranjeras así como en muchos particulares que han sido despojados arbitrariamente de sus ahorros. Otro signo fuerte de una crisis en ciernes es la presencia de fondos agresivos de inversión, que habitualmente compran en situaciones extremas, como los que administra el financista Soros, que siguen revoloteando y creciendo sobre el cada vez más nublado cielo argentino. Detrás de muchos de estos fondos hay participaciones de
funcionarios gubernamentales, esperando que las autoridades terminen de empujar a los inversores extranjeros a vender sus empresas.

Para seguir leyendo [+]

Titular: Sin anestesia
El diario alemán Politik und Mitteilung (Política y Participación) publicó, hace algunas semanas, un artículo sobre la realidad argentina que da terror.

Anuncios