Un concierto de altos €

El otro día, hace ya casi un mes fui a un concierto al que yo por voluntad propia no hubiera ido. El concierto era el de Luis Miguel. La verdad es que desde el principio esperaba que fuera algo impresionante. Yo imaginaba que fuera a ser una puesta en escena espectacular tipo Rolling o Rem, imagina un concierto de 2 horas como mínimo, imaginaba algo con lo que hiciera valer el precio del concierto.Foto de la espera del concierto

Creo que cualquier persona que asistiera coincidiría conmigo en que el concierto fue un robo. Estar presente en la actuación costaba nada más y nada menos que 60€. Fue una espera no demasiado larga el concierto fue por la noche a eso de las 22hrs. ya que se retrasó y aunque no hubo muchos follones en la puerta no faltaron los mal educados, los caraduras los irrespetuosos de turno que llegan a última hora y pretenden entrar los primeros.

Tengo que decir que no todo fue negativo en el concierto. Yo a parte de esperar algo sensacional en el concierto esperaba ver disfrutar, ver emoción, apreciar la ilusión en los ojos de la persona que me invitó a ir al concierto y ofortunadamente, de eso sí que pude disfrutar. Pude sentir que estaba muy exitada y emocionada por estar allí, que disfrutó mucho y le hizo feliz disfrutar de esa acruación y eso no se paga con todos los euros del mundo.
Gracias Dana por llevarme al concierto.

El maestro… Joaquín Sabina… El poeta… Digan lo que digan…

Ni la lluvia, ni el viento, ni la tempestad
ni el sol, ni el calor, ni el bochorno
ni el estrés, ni el trafico, ni los atascos
lo pudieron evitar.ni los mal educados, ni los desganados
ni los mareos o la enfermedad,
ni las materias arena-agua mezcladas
lo pudieron pararEl maestro llegó, cedió su sitio y se marchó,
estupidez, desconsideración?,
no, elegancia, que no un pacto de caballeros.El viento enseguida empezó a susurrar historias
de vida, frases de amor, amor hecho vida
historias hechas canción.Muchedumbre enloquecida, sentimientos descontrolados
alegrías contenidas, amistades quedarán.
Cris, Cris, Cristina… la llamaban soledad.
Soledades encontradas, soledades agradecidas
soledades festejadas tras dejar el abandono.

Dos horas y media de vivencias,
dos horas y media de pasión
150 minutos de palabras enlazadas,
y su soledad y yo.

Soledad, la mía,
un rato emigró a tierras del olvido,
aunque al rato retornó del nº 7 de la calle melancolía
dejando solo, triste, pero no olvidado mi corazón.

Entre brisa y brisa se notó una ausencia,
que en momentos de aires cargados de sentimientos,
añoras su calor. Calor de mi tierra no te preocupes
en breve te dejare rozarme con alegría, tocarme sin temor

Las lecciones, las historias, no te dejan pasivo
te hacen pensar, te hacen ver tu vida
reflejada como un recorrido, como camino,
como una senda que… al fin y al cabo un día termina.

Vive tu camino, vive tu alegría
vive tu soledad, pero piensa que
este camino que hoy vives no lo vuelves a pisar.

Al igual que los susurros del viento,
del maestro, del poeta, del señor,
un día terminaron, asi es,
yo me bajo en mi casa, YO ME QUEDO EN MADRID.