El palacete de la seda

Un restaurante de los que sólo puedes ir una vez al año :-D.

Os muestro unas foticos del sitio para que os hagáis una idea de cómo es.

foto1 foto2

Bueno, ayer quería tener una cena especial, con una persona especial. Yo tenía pensado ir a un restaurante céntrico de Murcia. Cuando me dispuse a hacer la reserva mi sorpresa fue que por enfermedad no iban a abrir al público. Como loco me dispuse a buscar otro sitio donde ir. Buscando en Internet no encontraba ningún sitio del que me dijeran que era perfecto para una cena especial. Después de navegar un rato largo encontré un foro en el que una persona enumeraba como 6 ó 7 sitios donde ir para un evento especial, uno de ellos el Palacete de la seda.

Empecé a investigar a cerca de este sitio y descubrí opiniones muy similares de gente que había ido. Todo el mundo opinaba que era un sitio magnífico, un poco caro, pero magnífico. Leyendo estas cosas y siendo una cena especial decidí que merecía la pena hacer algo diferente y memorativo para el momento.

Impresionante, de verdad, sensacional. No sabía que en Murcia se encontraban sitios como este. Es literalmente un Palacete restaurado y habilitado como restaurante. Han respetado la apariencia interna yFactura de la cena en El Palacete de la Seda externa de un Palacete (no conozco muchos pero imagino que deberían ser así) y lo han integrado a la perfección con un restaurante. En las fotos os muestro la fachada y el salón en el cual cenamos ayer. Muchas veces cuando pensamos en un sitio con un buen servicio nos viene a la cabeza la imagen de un camarero encima de ti, un camarero que bebes un trago de tu copa y te rellena, un servicio que no te deja lugar a la intimidad. Mi experiencia de ayer fue que tenías todo esto pero con intimidad. El servicio sólo entraba al salón para comprobar que no faltara de nada, el resto del tiempo disponías en total intimidad de tu espacio. ¿Qué comentaros de la comida?, bueno eso es difícil, es complicado encontrar palabras con las que expresar el buen gusto, la grandiosa combinación de sabores extraños, la perfecta presentación de los platos…

Por ahora yo os muestro la factura para que os hagáis una idea de lo que tomamos, pero os invito a que vayáis para poder disfrutar de cualquiera de los platos de la carta. Bueno ciertamente dicho así no es cierto, eso es lo que pedimos, pero el Cheff nos deleitó a parte de con nuestras peticiones con unos aperitivos supremos. Entre ellos el que más nos sorprendió fue un helado de chorizo con chocolate. ¡Sí! suena muy raro, pero estaba muy bueno, jeje, eso es lo grandioso de los buenos cocineros.

Supongo que os preguntaréis que cuánto nos costó. Eso no os lo voy a decir por razones más que obvias, pero si os diré que para una vez al año y como ocasión especial, es perfecto. Si queréis ver un poco más del restaurante sólo tenéis que mirar en su Web

Por si os animáis:

Restaurante Palacete Rural la Seda
Vereda del Catalán S/N
Santa Cruz , Murcia (Murcia) | Ver mapa
Teléfono de reserva Teléfono de reserva: 968870848

Anuncios

Un restaurante patético


Lerele. Le re le re, le re le re le re le, tengo la.. Bueno sólo deciros que nos se os ocurra ir a un restaurante que ha puesto uno de los dos de la Tope. El tío sigue con las mismas costumbres que tenían allí. El servicio es patético, la comida da un poco de pena y encima después de hora y media cansados de que no te sirvan todo lo que has pedido decides pedir la nota. La nota es virtual ya que el tío se acerca a tu mesa y dice “son noventa y siete con cincuenta”. Con el mosqueo que llevábamos encima (fui allí por una cena de antiguos compañeros de la Universidad de Murcia) le dijimos que nos trajera una nota desglosada. Después de diez minutos de cálculos al tío no le cuadraba, por lo que se acerca y nos dice “como no os habéis tomado los pinchos (eran 10 pinchos a 2.50 cada pincho, sacad cuentas), se queda en 88,5. Piensas y si no pedimos la nota gana a nuestra costa 10?, vaya un timo. El caso es que ya mosqueados del todo, le pedimos la hoja de reclamaciones al tío le cambió la cara se empezó a agobiar se fue a llamar por teléfono. Cuando volvió nos dijo que volviéramos mañana y que nos daba la factura sellada y demás y claro aun más cabreo, ¡¡el tío no tenía las hojas de reclamaciones!!, nos parecía un cachondeo total. Teníamos 2 opciones, ir a consumo y meterle un paquete, o negociar y que nos diera dinero. Todo terminó con una negociación, como era de esperar, y la cena nos costó 40? menos.La finalidad de este post, es que no vayáis, no se os ocurra. 🙂

Un abrazo.